viernes, 2 de septiembre de 2011

Yo Me Llamo – Yo no me llamo

Cuando vemos en televisión el nuevo programa Yo Me Llamo, en el cual las personas deben imitar a un cantante y obtener de parte del jurado el reconocimiento de que su interpretación lo califica como un imitador de dicho artista también tiene otra cara, es la de el grado de frustración de muchas personas que son desaprobadas por el jurado. Personas que por años se han creído dignos imitadores de sus artistas favoritos, pero que al final no lo son, en este concurso se pretende que la persona cante casi idéntico y mejor si se parece físicamente a la persona, porque están buscando imitadores excelentes, casi clones, que al final harán gala de su talento.

La reacción de quienes no son seleccionados suele ser de contraste, algunas personas sólo van por oportunidad de aparecer en televisión y no les importa no tener idea de cantar, al final salen contentos, otros, peor se atreven a imitar cantantes de países en que se habla el idioma inglés, ellos sin hablarlo se atreven a tararear inventando palabras o pronunciando de una manera que lo único que hacen es el ridículo y salen como si nada, que vergüenza, eso no es cosa de personalidad, es de amor propio, uno no se debe ridiculizar frente a millones de televidentes haciendo el oso, eso le puede costar a una persona muchas cosas en su vida personal, le puede cerrar puertas, otras personas han demostrado un gran talento y realmente la idea no era imitar sino mostrar ante los medios de lo que son capaces, ojala los tengan en cuenta los caza talentos del país. En cambió los que más me han conmovido son aquellos que llegan pregonando que toda su vida han imitado a su ídolo y hasta se han ganado la vida con ello, alguno llegó con su hija adolescente la presento como su manager, él decía llamarse Sandro de América, el señor no cantaba mal, simplemente no sonaba como a Sandro, por lo cual fue descalificado, fue triste ver como salió a explicarle a su hija que su sueño se había roto, él soñaba con que su papel le daría el reconocimiento que lo llevara a la fama y para darle una mejor vida a su familia, cosa que aquella noche se derrumbo, es muy triste ver personas como aquella que han construido su vida sobre una cuento de hadas que solo se lo creen ellos, si bien es muy importante ser positivos sobre lo que hacemos y proponernos metas es también muy importante asegurarnos de que esas metas son alcanzables, así evitaremos frustraciones mayores.

No hay comentarios: