miércoles, 19 de octubre de 2016

Respetar al que piensa diferente es de personas educadas


Durante las pasadas votaciones sobre el plebiscito me quede impresionado sobre la división de los Colombianos, pero más allá de esto, no es malo que casi la mitad de los votantes pensaran diferente a la otra mitad, eso es sano, además porque cada persona se hace una idea de las cosas según sus experiencias, sus vivencias, etc.   Durante esos días y los posteriores a muchas personas que defendieron el sí a capa y espada como si esa fuera la única alternativa para la paz, cuando lo que se estaba votando no era para escoger si se quería la paz o la continuidad del conflicto, sino la legitimidad de un acuerdo que sólo traía concesiones para los Terroristas y verdugos de Colombia.
personas que piensan diferente
Cuando se empezaron a emitir mensajes de quienes defendías una u otra posición también se empezaron a mostrar tipos de personas que en su afán por atacar a quien pensará diferente dejaron escapar lo peor de ellos mismos, consientes o no conscientes muchas personas quedaron muy mal entre sus receptores, muchos empezaron a atacar a quienes pensaban diferente (si o no) de manera insultante y hasta amenazante, en estas semanas y sobre todo las posteriores creo que a muchos nos sirvieron para depurar lista de contactos, en mi caso a muchos por groseros los elimine de mis listas, a otros que siendo amigos, deje de seguirlos, y con ello deje de ver el veneno que expelían en sus comentarios, esta acción me ayudo a encontrar un punto de equilibrio en el cual no saliera afectado por insultos o por leer estupideces, ahora entiendo a muchas personas que tienen cuenta en redes sociales y se ven conectados, pero nunca dicen nada, es más ni un me gusta, son personas que son como fantasmas en las redes, sólo leyendo y observando cómo vive el resto de la gente.  Yo decidí no hacer comentarios a temas de carácter político, religioso o cualquier tema sensible, porque ha quedado demostrado que entre los Colombianos muchos no toleran que otros les piensen diferente.

viernes, 9 de septiembre de 2016

Crónicas de Enrrique Echavarría Echavarría - la llegada del primer automóvil a Colombia y las primeras bicicletas

Ya contabamos con luz electria en Medellín. La Luz eléctrica fue inventada en el año 1890, y en el año 1987 fue inaugurada la primera planta de es luz en la Quebara arriba; mientras tanto ciudades más ricas, más populosas, más viejas de la misma Europa, seguían alumbrándose con gas y petroléo. Habia venido también a Medellín el primer automóvil; ya nos creiamos hasta adelantados y civilizados.
 

Como pasa siempre, la víspera es el mejor día, y nosotros la tuvimos en despedidas y preparativos.  Se trajeron las bestias a la casa para ensillarlas , cargar el equipaje y despacharlas adelante, con el fin de que fueran a dormir a Yarumito, final de la carretera; allí debian aguardarnos.
 

Esta carretera, junto con la de Caldas y la de Envigado, únicas en aquel entonces, medían nueve, cuatro y dos leguas respectivamente.  La carretera de Yarumito fue construida en tiempo del buen gobierno del Dr, Berrio.
 
La legua es una medida española que equivale a cinco kilómetros o a tres millas inglesas; más decía la gente que la legua es una medida muy elástica y que hay unas más dilatadas que otras.  Alguno, ponderando algunas leguas que le parecían muy largas, probablemente debido al mal camino, decía: es que esas leguas fueron medidas cuando la tierra era barata.
 

Esto de arreglar las mulas y equipajes para los viajes tiene un cuento muy original y filosófico: el del doctor Joaquín Emilio Gómez. Cuentan que él era tan ordenado y prevennido que la víspera hacía traer las bestias a la casa, ordenaba que el peón las ensillara y cargara el equipaje, se ponía el sus zamarros y espuelas, se montaba, daba varias vueltas por los corredores para cerciorarse que todo estaba bien, que nada faltaba; Luego mandaba descargar, y, como si fuera en la posada, aguardaba el otro día muy tranquilo.
 
Llego por fin la deseada hora . ¡Porque todo llega y todo pasa! A pesar del cansancio del dia anterior, a causa de mucho trajín, nos levantamos tempranísimo, nos reunimos todos en la puerta de mi casa a esperar el coche, el que en realidad no taró en venir.  El gran cochero Papa era puntual.  El también desde la víspera habia enviado a la mitad del camino, a la famosa posada de Caballo Blanco, bestias de remuda, pues aquellos caballejos no podías hacer la jornada de seguido.
 

A las diez u once de la mañana estabámos en Yarumito; uno o dos kilómetros antes, al cocue de Papa se le cayo la rueda, se espaturró, nos tiró por allá, y por poquito casi nos mata, no quedando quien continuara el viaje; en nuestros propios pies arribamos a la fonda.

Carlos Coroliano Amador -Jorge Marín artista realista Colombiano
Retrato de Carlos Coroliano Amador, Oleo
sobre lienzo-autor Jorge Marín Uribe

En la posada de Yarumito, cuando yo venía de Bogotá, en el mes de octubre del año 1899, alcance a don Carlos Coroliano Amador, quien regresaba de Europa. Traía él el primer automóvil que entraba a Colombia; era el aparato uno de los primeros que se construyeron en el mundo.  Acompañado por un muchacho Francés, el chofer para su automóvil.  Con ambos me toco dormir en la misma pieza.  Cuando nos disponíamos a dormir, le dije a do Carlos, a quien hacía mucho tiempo que no tenía el gusto de verlo, que lo hallaba muy joven, robusto y sano; entonces él, de pie en la cama, para mostrarme su fortaleza, ejecutó varios ejercicios gimnásticos, en los que demostró soltura y facilidad.


Con mis compañeros continué al día siguiente mi viaje hacia esta ciudad; don Carlos se quedó aguardando su automóvil, que llegaría muy pronto y en el que en pocos momentos  nos daría alcance.  Deseaba él entrar a Medellín en ese aparato y dar un verdadero golpe en medio de la entusiasta muchedumbre.  “Cómo será el susto de la gente, cuando me vea andar en un coche sin caballos; van a decir que son cosas del demonio”, me decía él, con el más vivo regocijo.  Tal ideal no pudo realizarlo.  El famosos automóvil tuvo que seguir cargado, y entró a Medellín a hombro de hombres.


Ya que hablo de la llegada de ese aparato a la Villa, les contaré el modo como se trían antiguamente todos los objetos pesados.  Lo que salía del peso común con que podían las mulas, se traía a la espalda de hombres; con cosas más pesadas se hacía lo que se llamaba turegas; se amarraba el bulto en dos guaduas, y se ponían dos mulas una delante y otra atrás; artículos más pesados aún, como pianos coches, y maquinaria, eran transportados por hombres; se liaban también largas y fuertes guaduas, y en cada punta se colocaban cuatro, cinco o seis peones; eran todos unos veinte o más; todos ellos emprendían una marcha a balanceo acompasado.  En los tiempos del doctor Berrio, en el que el camino era por el oriente hasta islitas, en esa forma se trajeron las maquinarias para la Casa de la Moneda.



Dion Bouton primer carro en Colombia
El primer automóvil de Medellín se estrenó
el 19 de octubre de 1899,
un último modelo rojo de la casa francesa
Dion Bouton
El automóvil de Amador era chiquito, de dos puestos, descubierto, de poca fuerza, construido para rodar por las calles planas y asfaltadas de París; en las nuestras, entonces empedradas y de fuertes subidas, el aparato no dio resultados.  El señor Amador tuvo que archivarlo y despachar al chofer. Como en 1905 vino aquí un extranjero, quien aseguró a don Carlos que era capaz de poner en movimiento el autico le hizo algunas reformas y logro que algo anduviera;  se anunció una exhibición del aparato en el Frontón de Jai-Alai; se presentó don Carlos al lado del chofer, muy bien vestido con su sombrero de copa y gran flor en el  ojal; dieron una vuelta por la pista; el vehículo producía más ruido y humo que una locomotora; el carro volvió a la casa, más empujado por la muchedumbre que lo aclamaba.  Hay que abonarle al señor Amador su deseo constante de introducir a esta tierra los adelantos de la civilización.  Ojalá el autico aquel se hubiera guardado y luciera hoy como una joya antigua en nuestro museo.


En el año de 1910 se trajo a Medellín el segundo automóvil.  Para que viniera, hubimos de hacer vaca, como dicen los muchachos, es decir, una suscripción popular. El automóvil ése, marca Pullman, carecía de portezuelas; las palancas y cambios estaban al descubierto; con todo se hallaba provisto de nuevos adelantos y dio magníficos servicios. Don Luciano Restrepo, llegado de esos días de New York, y experto conocedor de vehículos, lo manejó en un principio, y luego enseñó a los primeros choferes.  Al verlo andar por las calles a toda velocidad, la gente se asustaba y se entraba a los zaguanes.

Poco tiempo después, el señor Vicente B. Villa trajo para su uso particular otro automóvil, marca E.N.F. Había en él mejores adelantos en su maquinaria, con lo cual los servicios fueron también mejores.  Poco a poco los automóviles fueron invadiendo nuestra ciudad hasta alcanzar la considerable cifra de cuatro o cinco mil, incluidos los camiones, los que hablan muy en alto del progreso de esta tierra.
 

Al mentar el Frontón de Jai- Alai recordaré que aquí hubo en aquel tiempo un pequeño hipódromo.  Fue iniciativa de don César Piedrahita, el que a su vez fue su constructor y empresario. Fue hecho en la esquina final de la calle San Juan, esquina de la avenida los Libertadores.  El Frontón poseía una buena pista de unos seiscientos metros; había regulares tribunas.  Allí corríamos nuestros caballitos criollos; para esas lidias se traían de Bogotá caballos con mezcla de sangre inglesa.  No sé el porqué del nombre; quizás deseaba establecer el juego de pelota vasca.
 
 
El automóvil es un invento muy moderno; en un principio se hicieron varias intentonas, se lo movía con electricidad, con vapor, hasta que en el año 1899 apareció su perfeccionamiento, su comercialización y se puso en práctica; todavía aquello era muy deficiente.  Sólo en el año 1908 se le dio como última mano, e invadió por completo el mundo.

Otro tanto puede decirse de las bicicletas. Desde tiempo atrás hubo amagos al respecto; mas no se logró un resultado satisfactorio sino en el año de 1889; la bicicleta llamada en esos días velocípedo; constaba de una gran rueda adelante y otra pequeñita atrás; era muy peligrosa y muy propia para las caídas.  Poco después se perfeccionaron con las dos ruedas iguales. En el año 1890 el señor Teodomiro Toro trajo a Bogotá el primer velocípedo, que por no haberle dado resultado, hubo de guardarlo.  Don Jorge Bachman en 1892 introdujo la primera bicicleta perfeccionada; abrió la caja en que venía, en media calle, frente a su relojería; se montó he hizo una demostración, y aplausos de todos que se mostraban sorprendidos al ver volar a un hombre sobre ruedas.  Todo el comercio salió a la puerta de sus tiendas para contemplar a don Jorge y gritarle vivas.  Eso había querido el señor Amador; sus esperanzas salieron fallidas.

Fuente: Libro crónicas de Enrique Echavarría Echavarría Colección Bibliotecas básicas de Medellín

lunes, 5 de septiembre de 2016

Exposición "Estamos en Deuda" de Jorge Marín en Venecia Antioquia

Jorge Marin artista ColombianoInauguración de mi exposición “Estamos en Deuda” en el municipio de Venecia Antioquia, este bello municipio antioqueño que está a 47 km de Medellín en el suroeste Antioqueño rodeado de montañas es ahora el lugar en donde estarán exhibidas mis obras de una seré que está inspirada en la naturaleza, esa naturaleza que a muchos pareciera no importar, ya que la tala indiscriminada, la contaminación de las aguas y la minería ilegal son algunos de los grandes enemigos de ella y en consecuencia nuestra.
 
Agradezco a las autoridades municipales y culturales del municipio, en cabeza del señor alcalde Ferney Darío Fernández y Lina Marcela Velásquez directora de la Casa de la Cultura, además de Diego Jaramillo amigo y colega que está apoyando y promoviendo el arte en Venecia.  Mi propuesta “Estamos en Deuda” no podía tener otro lugar más bello para estar exhibido que este bello y acogedor municipio y sus bellos paisajes, ahora es dejar que mi obra y mi mensaje le lleguen al corazón de los habitantes de Venecia.
Paisaje oleo sobre lienzo, Jorge Marin pintor colombiano

martes, 30 de agosto de 2016

Exposición Artística Jorge Marín en el Municipio de Venecia

Paisaje Jorge Marín artista plástico Colombiano
Este sábado 3 de septiembre se inaugura a las 7 pm. en la Casa de la Cultura del Municipio de Venecia Antioquia las últimas pinturas del artista Antioqueño Jorge Marín, Marín expondra su obra como homenaje a la naturaleza que nos rodea bajo la afirmación "Estamos en Deuda"

"Sólo después que el último árbol sea cortado, el último río haya sido envenenado, que el último pez haya sido atrapado, sólo entonces nos daremos cuenta que el dinero no se come“ 
  • Todos podemos ayudar a cuidar estos bellos lugares, no contaminando las aguas ni talando los bosques
  • Si nunca en la vida has sembrado al menos un árbol estas en deuda con el planeta.

  • Cuando vayas al campo o a la playa no arrojes basuras al suelo, y si observas basuras en estos lugares, tómate tu tiempo en recoger lo que más puedas, entre todos podemos ayudar a que nuestro planeta se vea cada vez mejor, si eres indiferente, estas en deuda

  • El desarrollo de las ciudades no justifica el reemplazo del verde de los árboles por el gris del concreto, en nuestras ciudades estamos en deuda

  • Sembrar árboles es sembrar un mejor futuro, tumbarlos acelera el camino a las tragedias ambientales.

Estas son algunas de las obras que se expondrán:

Jorge Marín artista plástico Colombiano

Jorge Marín artista plástico Colombiano

Jorge Marín artista plástico Colombiano