martes, 28 de diciembre de 2010

La eterna humillación del salario mínimo


Hoy en Colombia como todos los años nuevamente le dieron un golpe bajo a la clase trabajadora con el reajuste del salario mínimo, como dice mi esposa la concertación entre trabajadores gobierno y empresarios es una farsa, eso es puro circo pues de antemano ya sabemos que nunca van a subir el salario mínimo de acuerdo con las necesidades de los trabajadores.

Los sindicatos empezaron a pedir el 12% de aumento, pero reunión tras reunión fueron cediendo a la presión de los más fuertes, los empresarios que con una propuesta de miseria sólo ofrecieron un incremento del 3% es decir $515 pesos más por día, que miserables, quien puede vivir con esas condiciones, actualmente el salario mínimo de los colombianos está en $515.000 pesos con ese incremento quedaría en $530.450. Finalmente el gobierno tomo la palabra y decreto un incremento miserable de 3.4% ($17.510) sobre el salario mínimo actual que era ($515.000) Señores empresarios no apreten tanto al pueblo que esté tiene su límite y lo que ustedes están buscando es que eso ocurra, porque más bien esos $583 pesitos (que es lo que finalmente subió por día), que hoy en día en Colombia solo alcanzan para unos dos o tres dulces se los aumentan a sus millonarios salarios, pendejos miserables que creen que le hacen un favor al país oprimiendo a los más necesitados, ellos ya tienen bastante con los desmanes que ha causado la naturaleza, para ahora aguantar sus humillaciones.

La justificación de esos miserables es que así podrán garantizar mayor fuente de empleo, está claro que lo único que quieren es beneficio propio, pues las necesidades de los más necesitados pocas personas las tienen en cuenta, en Colombia como en el resto de Latinoamérica la opción es oprimir y explotar a quienes tienen necesidades. Ya empezamos eso si a ver las alzas en combustible, peajes (5%), multas de tránsito (3.4%), alimentos, transporte público, etc., que empezarán como en todos los años a meterle la mano al bolsillo a los colombianos y extraerle mucho más de lo que le aumentaron en su salario.

En Colombia necesitamos justicia social y esto se logra dándole a todos y cada uno de los colombianos la oportunidad de trabajar por un salario con el cual puedan subsistir de manera digna.

 

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Estamos acabando con el planeta y parece no importarnos

Qué triste es ver como acabamos con la naturaleza poco a poco y a la gran mayoría parece no importarle, en los últimos días vemos como la naturaleza nos pasa cuanta de cobro por todo el mal que le hacemos y es que no es sino mirar la pasada noche del 30 de noviembre en la llamada Alborada cuantas toneladas de pólvora se quemaron en tan sólo el Valle del Aburra, toneladas de contaminación, pues la pólvora no es solo ruido y color, pero eso parece no importar y lo triste es que las autoridades policiales tienen que limitarse a ver la llamada alborada, pues como ellos dicen es una tradición muy difícil de quitar de las personas. Qué pena tanta gente ignorante que no piensan en el mal que hacen con esas ruidosas celebraciones, entonces no entiendo porque luego se quejan cuando la naturaleza descarga su furia cada vez con mayor fuerza no importando a quien perjudique, porque como a nadie parece importarle el cuidado de los recursos naturales.

Estamos acabando con el planeta y parece no impórtale a nadie eso es lo que demuestran nuestros actos, pero que vamos a pedirle a una mayoría de personas que no les importa ni siquiera su propia salud, porque quien quema pólvora pone en riesgo su vida y la de las personas que están cerca, no importan las advertencias de las autoridades, ni las sanciones, entonces porque hacemos tanto escándalo cuando nos muestran las cifras de quemados, cifra que a la final sólo nos debería de importar el número de personas quemadas accidentalmente, y no los quemados por brutalidad de ellos mismos, quienes manipulan pólvora.

Por el momento sigámosle echando la culpa al tal fenómeno de la niña, y hagámonos los bobos, porque el cambio climático es culpa de nosotros mismos y de alboradas y desmanes en contra de la naturaleza.

El fin Justifica los medios

Esa es una frase muy común que vale la pena no tener en cuenta siempre y más cuando se trata de la salud e integridad física, en Medellín desde hace décadas se puso de moda entre las mujeres acudir al cirujano plástico para colocarse prótesis y aparentar una voluptuosidad que la naturaleza por alguna razón les negó. Pero muchas mujeres buscando economías han terminado en el anfiteatro.

No valen las advertencias de los especialistas de la salud que recomiendan que estas intervenciones siempre sean hechas por un profesional de la medicina certificado y especializado en cirugía estética, pero no hay quienes se atreven a entregarse a las manos de personas ajenas a esas profesiones tal como le paso la semana pasada a una mujer de 44 años que acudió a su estilista y esté le inyecto biopolímeros en sus glúteos con el fin de levantárselos, con el trágico desenlace de una muerte causada por dicho producto que fue a parar a sus pulmones. El estilista pasó a manos de las autoridades acusado de homicidio culposo y aquella mujer esclava de una vanidad ahorrativa termino siendo arreglada para su funeral en la morgue.

Mujeres entiendan que la vanidad es muy bella pero no pongan en riesgo sus preciadas vidas, si su compañero no las quiere como son él no vale la pena, acudan a métodos naturales como las dietas balanceadas y el ejercicio para verse bellas, no se dejen llevar por modas y caprichos que salen muy costosos y que no todas pueden pagar a un especialista, recuerden que son muchas las personas hombres y mujeres que han perdido la vida en intervenciones estéticas a manos de personas inescrupulosas que solo les interesa su dinero y nunca su salud.

Ojo entregue las llaves si va conducir bajo los efectos de bebidas embriagantes

Si bien en otros tiempos las personas bebían aún cuando conducían sin ningún reparo de la sociedad, antes por el contrario, en los paseos familiares era muy común que se cantara “aguardiente pal chofer que hasta ahora va muy bien” con la cual se autorizaba la irresponsabilidad de quien conducía el vehículo con algún grupo de familiares o amigos.

Hoy las cosas van cambiando pero aún hay muchos irresponsables que no han entendido del valor de la vida humana, porque al conducir irresponsablemente no solo se pone en peligro la vida propia sino la de cualquier persona que esté cerca a nosotros en un accidente. Yo particularmente sobreviví hace ya más de veinte años a un accidente por conducir bajo los efectos del alcohol que me adormecieron y termine volcado sobre la calzada en estado crítico. Hoy después de muchos años tengo la convicción de que el día que voy a tomarme mis cervezas o traguitos viajo en servicio público. Y dejo mi vehículo en la casa o en un parqueadero.

Pero como no todo el mundo entiende tenemos que apoyar las cada vez más fuertes medidas que las autoridades están imponiendo actualmente Según la Ley 1326 de Junio 2009, que les recomiendo la consulten antes de salir de parranda en sus vehículos, la multa es de $ 772.500. Y dependiendo del grado de alcoholemia, la licencia de conducción se suspende llegando al extremo de cancelarse de por vida, además deberán cancelar la grúa y los días de parqueo del vehículo, pues esté les será inmovilizado.

Normalmente, cuando las personas escuchan que conducir bajo los efectos del alcohol es peligroso no le prestan mucha atención, pues creen que a ellos nunca les pasará nada malo, están muy equivocados y es importante que comprendan que el día que salgan de parranda mientras conducen pueden estar muy cerca de una tragedia, que involucrará a muchas personas ajenas a su comportamiento.

Hoy existen muchas ayudas para no tener que incurrir en la conducción bajo estos efectos, haga uso de su compañía aseguradora que la mayoría ofrecen el servicio de conductor elegido y es totalmente gratis, busque un familiar o un amigo que le conduzca su vehículo cuando esta ingiriendo licor, deje el vehículo en un parqueadero, utilice el servicio público, no se imagina la cantidad de dinero que se podrá ahorrar sin contar con los problemas legales y hasta la cárcel. Hoy en Colombia la ley permite encarcelar durante 27 años a los conductores, que teniendo parte o totalidad de la responsabilidad del accidente de tránsito, hayan ido conduciendo bajo los efectos del alcohol. Cometiendo por ejemplo en el caso de homicidio, un homicidio culposo agravado.



lunes, 1 de noviembre de 2010

Mujeres Feas

Por: Daniel Samper Pizano para la revista SOHO

Me perdonan los editores de esta revista, que siempre publican fotos de mujeres bonitas, pero yo me quedo con las feas. Yo me quedo con las feas, porque las mujeres bonitas siempre andan haciendo jetas por todo y uno tiene que estar preguntándoles cada quince minutos si están de mal genio y si se quieren ir ya para la casa. Las feas, en cambio, se apuntan a cualquier plan hasta la hora que sea. Son buenísimas para trasnochar y llamar taxi para irse a su casa después de una noche de facturación. Si amanecen con uno, se ofrecen a preparar el desayuno y, mucha veces, dejan la loza lavada. Además en la cama son mejor polvo.

Las mujeres bonitas tienen complejo de radiador, se la pasan tomando agua todo el día. En los restaurantes piden los platos más simplones pero los más caros y cuando traen la cuenta, hablan por celular o se van para el baño.

Las feas en cambio, salen con plata entre el bolsillo para colaborar con el tramacazo. Y lo más lindo: son cómplices de la empanadita con ají, la lechona de San Andresito, la mazorca de carretera y otras delicias que hacen la vida del hombre más hermosa.

Las mujeres agraciadas son malísimas para empujar un Renault 4 en una noche lluviosa. Mientras que una fea es capaz de desarmar un motor con un corta uñas mientras uno les colabora sosteniendo la linterna.

Las feas no ponen problema por nada. Les caen bien a los amigos de uno porque son consideradas un miembro más del equipo. No arrugan la cara cuando se echan un guaro, fuman a la par. Y hacen pipí en cualquier baño.

Las bonitas miran el identificador de llamadas antes de contestar, mientras que las feas siempre dicen: '¿dónde hago la raya?, ¡qué milagrazo!' Uno las puede recoger a cualquier hora y arman 'conversa' así uno las llame borracho a las tres de la mañana. Cuando uno tiene una novia bonita, debe hacer curso de escolta, porque los amigos se la pasan mirándole los cucos y los enemigos tratando de quitárselos.

Las novias bonitas lo cogen a uno de caddie para que le cargue el morral de la universidad o esas bolsas llenas de ropa que uno mismo pagó en un centro comercial. Las feas en cambio, lo acompañan a uno a hacer mercado (así, sea en la plaza) y ayudan a subir las bolsas sin pedir ni un jabón a cambio.

Las novias feas jamás lo olvidan a uno y siempre se les puede hacer 'repasis'. En cambio las bonitas son ingratas, terminan cambiándolo a uno por cualquier traqueto con plata porque esas, las más hembras, con sus trasparencias, sus siliconas, sus cinturones de piel de culebra, sus carteras enanas, sus pantalones descaderados, sus gafas de colores y sus botas puntudas, están dejando asomar una loba que por ahí tienen bien escondida.

Las bonitas nos ponen nerviosos. Suelen hacerle casting a todo el mundo. Les gastamos y nos desgastan. Nos ponen de mal genio, nos trasnochan, nos envejecen más rápido. Las feas, en cambio, aportan, son buena compañía, charlan rico, son bastante caseras, son inmejorables compañeras de trabajo y muchas tienen un excelente sentido del humor.

Así que cambio a mil mujeres lindas, de las que salen en SoHo, por una fea. A lo mejor no luzca muy bien. Pero cuando quiera tener algo que despierte la envidia de los demás hombres, cambio el llavero de mi Renault 4 por el de un Audi A4.

Daniel Samper Pizano


viernes, 24 de septiembre de 2010

Dado de baja el Mono Jojoy

Gracias a Dios cayó esté desalmado terrosista

La noticia de hoy sin duda ha sido la más importante de lo corrido del año y sobre todo un gran logro de nuestro nuevo presidente Juan Manuel Santos, hoy se gano mi admiración pues entro a cumplir con lo prometido y con un objetivo que se había trazado desde que era Ministro de Justicia de Gobierno de Álvaro Uribe, hoy Santos por medio de un espectacular operativo conjunto de la Policía, El Ejército y la Fuerza Aérea dio de baja al jefe guerrillero de las FARC alias "Jorge Suárez Briceño" o "Mono Jojoy".

La operación se realizó el miércoles en el municipio de La Macarena, Meta. El operativo se venía trabajando desde el gobierno anterior, gracias a informaciones recibidas por desertores de la guerrilla que permitieron lograr el objetivo. Además las autoridades confirmaron que en el campamento se halló información valiosa y gran cantidad de armas. Aún se desconoce cuántos guerrilleros más fueron abatidos en la operación.

Tras el abatimiento de alias "Raúl Reyes" en 2008, éste es el segundo golpe más importante de las Fuerzas Militares contra las Farc. Por la captura de este terrorista las autoridades colombianas ofrecían una recompensa de mil millones de pesos, mientras que el Departamento de Estado de Estados Unidos ofrecían cinco millones de dólares.

El jefe del bloque Oriental de las Farc era solicitado por varias cortes federales de Estados Unidos no sólo por el secuestro de tres contratistas estadounidenses, sino por narcotráfico y lavado de dinero.

Sobre el abatido jefe terrorista pesaban 62 órdenes de captura, 12 medidas de aseguramiento, cinco condenas, dos peticiones de extradición y 25 investigaciones preliminares por los delitos de narcotráfico, terrorismo, rebelión, homicidio con fines terroristas, secuestro, asalto, extorsión, conspiración en actividades del narcotráfico y secuestro. En su mejor momento el jefe del bloque Oriental de las Farc contó con unos 7.000 guerrilleros bajo su mando.

Sin duda somos muchos los colombianos que hoy estamos de júbilo ante esta noticia, aunque si bien no es bueno alegrarse por la muerte de otro ser humano en estos casos cuando se trata de personas que han causado tanto sufrimiento y tantas muertes pienso que se puede hacer la excepción.

martes, 7 de septiembre de 2010

Estamos cansados de la televisión colombiana

Si bien es cierto que algunas producciones colombianas se han ganado el reconocimiento nacional e internacional por su buena calidad, no deja de preocuparnos a muchos colombianos el rumbo que han tomado las producciones nacionales en los últimos años, los temas de violencia que vivimos en nuestro país son el motivo de su inspiración, en ellas tratan como héroes a siniestros personajes que nos recuerdan épocas muy violentas de Colombia encarnados por reconocidos y admirados actores de nuestro país.

No hemos podido superar los daños que dejó el narcotráfico en nuestra sociedad, tanta maldad, el dinero fácil, la corrupción, estos son algunos de los hijos del narcotráfico que aún corroen nuestra sociedad, y esos son los ingredientes que los productores de televisión le ponen a sus producciones, parecen no entender de la influencia que tiene la televisión entre los jóvenes, para ellos estos personajes terminan siendo un modelo a seguir, si sabemos esto, porque las productoras y los canales siguen dándole tanta relevancia a programas llenos de violencia como Rosario Tijeras, El Capo, el Cartel de los Sapos, Pandillas Guerra y Paz y otras tantas producciones que contaminan a nuestros jóvenes y no nos aportan nada. Para completar los medios amarillistas que invaden nuestras calles, son el premio a las mentes siniestras que se forjan viendo estas producciones, pues ellos siempre tendrán un espacio en primera plana con títulos en rojo y amarillo en el tamaño más grande posible para resaltar sus macabros homicidios.

Señores productores es hora de cambiar la concepción de sus producciones, porque no se orientan en producciones extranjeras en las cuales los héroes son otros, los héroes son los policías, los investigadores y otras personas que desenmascaran a quienes quieren acabar con las buenas costumbres de nuestra sociedad. Es una forma de ver las cosas desde el otro lado, el lado del castigo, es más sano que ver como héroes a quienes le hacen tanto mal a Colombia.

miércoles, 1 de septiembre de 2010

SE VE MUY MAL


Se ven muy mal las personas que manejan al mismo tiempo que hablan por teléfono celular, parece que no les importara causar un accidente en el cual otras personas podrían salir lastimadas o incluso muertas, ah claro quién habla por celular y conduce al mismo tiempo también puede salir lastimado.


Se ven muy mal las personas que arrojan basura al suelo, más aún si es desde un carro elegante, porque nos da para pensar que el dinero que tienen no les basto para tener una buena educación.

Se ven muy mal las personas con malos modales en la mesa a la hora de consumir alimentos, si hablar con la boca llena de alimento es de muy mala educación.

Se ven muy mal las mujeres pasadas de peso luciendo prendas diminutas, dejando salir toda su barriga por los lados, hay que saber vestir, y un buen consejero suele ser el espejo, las prendas diminutas son para muy pocas mujeres.


Se ven muy mal los hombres que gritan o humillan a sus mujeres o compañeras en público, claro que se ve también muy mal a aquellas mujeres que caen en la costumbre de ser maltratadas y siguen en el mismo lugar con el mismo imbécil.


Se ve muy mal la educación de un gran número de conductores de buses en la ciudad de Medellín, especialmente los circulares de Coonatra, parece que transportan materia prima para alguna empresa y no a personas, no sean salvajes, y conduzcan con cuidado, de pronto la próxima víctima de un accidente dentro de uno de esos buses sea un pariente de ustedes para que vean que tan bueno.


Se ve muy mal el exceso de humo negro saliendo de los buses de servicio público en el Valle del Aburra, más aún cuando supuestamente la calidad de nuestro combustible mejoro desde Julio pasado (50 partes por millón de azufre), será que le creemos a Ecopetrol, ver para creer.


Se ven muy mal los jinetes que recorren a caballo el municipio de la Estrella, no bastan las calles para sus cabalgatas, también utilizan las aceras no importando que por ella hayan personas caminando, dejando tanto calles como aceras con heces de sus equinos, además de abusar de estos, que en ocasiones tienen que soportar la pesadez de algunos jinetes pasados de licor.










sábado, 31 de julio de 2010

1960 vs 2010

1960 vs 2010



Escenario 1: Albertico no se queda quieto en clase. Interrumpe y molesta a los compañeros.



Año 1960: Va a la dirección, se queda parado 1 hora, sale el director lo "carajea" y vuelve "tranquilito" a su clase.



Año 2010: Lo remiten al departamento de psiquiatría, lo diagnostican como hiperactivo; el psiquiatra le receta Ritalyn. Se transforma en un zombi. Los padres tramitan una subvención por tener un hijo discapacitado.



Escenario 2: Luis rompe el cristal de un carro en el barrio.



Año 1960: Su padre se saca la correa y le da unos cuantos correazos. A Luis ni se le cruza por la cabeza hacer otra nueva travesura, crece normalmente, va a la universidad y se convierte en un profesional.



Año 2010: Arrestan al padre de Luis por maltrato. Lo condenan a 2 años de cárcel y por 5 años debe abstenerse de ver a su hijo Sin la guía de una figura paterna, Luis se vuelca a la droga, delinque y queda preso en una cárcel especial para adolescentes.



Escenario 3: Joselito se cae mientras corría una carrera en el patio del colegio, se raspa la rodilla. Su maestra, María, lo encuentra llorando y lo abraza para reconfortarlo.



Año 1960: Al poco rato, Joselito se siente mejor y sigue jugando.



Año 2010: María es acusada de abuso sexual, se enfrenta a tres años de cárcel. Joselito se pasa cinco años de terapia en terapia. Sus padres demandan al colegio por negligencia y a la maestra por daños psicológicos, ganando ambos juicios. María renuncia a la docencia, entra en severa depresión y se suicida...



Escenario 4: Disciplina escolar:



Año 1960: Hacías un gran lío en clase. El profesor te metía dos buenos gritos. Al llegar a casa tu viejo te propinaba unos dos golpes.



Año 2010: Haces lío en clase. El profesor te presenta disculpas para reprenderte y se queda con culpa por haberlo hecho... Tu viejo va al colegio a quejarse y denunciar al docente, y para consolarte te compra algo.



Escenario 5: El fin de las vacaciones.



Año 1960: Después de estar en una caravana interminable de autos con toda la familia metida en un carrito asiático tras 15 días soleados en la costa, se terminan las vacaciones. Al día siguiente se trabaja y no pasa nada.



Año 2010: Después de volver de Cancún, en un viaje 'all inclusive', se terminan las vacaciones y la gente sufre del síndrome del abandono, pánico y gripe porcina....



¿CUÁNDO FUE QUE NOS VOLVIERON TAN INFELICES...?







lunes, 21 de junio de 2010

Apoyemos a nuestro nuevo presidente, sin olvidarnos de quienes somos

Hoy cuando los colombianos hemos elegido a nuestro nuevo presidente por la cabeza de todos nos pasa una idea en común, ojala que a Colombia le vaya bien en estos próximos cuatro años.

Quedan atrás las campañas y las encuestas que dejaron algunas dudas, dudas que nadie nos aclarará nunca, como porque estando en todas las encuestas el candidato de la U Juan Manuel Santos y el candidato del partido Verde Antanas Mockus empatados técnicamente, tanto en la primera vuelta como en la segunda los resultados estuvieron tan lejanos de dichas encuestas.

Hay quienes atribuyen a la compra de votos por parte del partido ganador y es una versión muy creíble, hablando con un amigo, esté me contaba como anécdota que detrás de él en la primera vuelta de las elecciones había unos señores comentando que les había tocado ir a votar a otro lugar a cambio de transporte y almuerzo que la campaña del candidato de la U les daría a cambio de su voto por Juan Manuel Santos.

Es doloroso que en este país aún haya tanta gente que se vende por un almuerzo, o por una promesa falsa para ayudarle con un posible mejor empleo, o con la adjudicación de un subsidio para vivienda, en fin son muchas cosas que llegan a ofrecer ciertos candidatos a los electores con tal de llegar a la presidencia de nuestro país, lo peor es que estas personas al cabo de cuatro años otra vez estarán dispuestas a venderse aún cuando a la mayoría no les cumplieron sino con un refrigerio, esto porque en Colombia no tenemos memoria, memoria para recordar hechos lamentables que en su momento estremecieron a la opinión pública, hechos como los falsos positivos, responsabilidad del Ministro de la defensa de la época, si el mismo que eligieron ayer por mayoría contundente muchos colombianos como nuestro nuevo presidente.

Hoy entonces al resto de los colombianos nos queda esperar que las promesas de nuestro nuevo presidente de mermar la pobreza, de brindar más y mejores oportunidades de trabajo, de mejorar el sistema de la salud para los colombianos además de seguir combatiendo a nuestros enemigos no se queden en eso en promesas sino que se conviertan en hechos, para el bien de todos los colombianos. Es deber de todos los colombianos velar porque lo que se prometió se cumpla, también es deber de apoyar a nuestro nuevo presidente, eso si sin olvidar nuestros ideales, porque la Ola Verde debe continuar creciendo en Colombia, Antanas Mockus, Sergio Fajardo adelante con el cambio de este país a base de ideas innovadoras, de esperanza y sobre todo de transparencia.

lunes, 7 de junio de 2010

Antanas Mockus peleara en la segunda vuelta

Aunque no fue lo que se esperaba según las encuestas de opinión, los más de 3.118.174 de votantes que apoyaron a Antas Mockus son la evidencia de que en Colombia se quiere un cambio en el modo de gobernar al país, la política tradicional esta mandada a recoger porque muchos ya no creen en los discursos adornados de mentiras, promesas que se lleva el viento y que la mayoría de las personas las olvidan y vuelven a caer en el engaño. En Colombia tenemos la oportunidad aún de cambiar las cosas votando por una persona honesta transparente y comprometida con la legalidad y la educación como lo es Antanas Mockus, sin embargo muchos no votaron en la primera vuelta por él, porque Mockus no es el mejor orador y a muchos no convence con su retorica de intelectual. En Colombia nos gusta es la gente que hable bonito, no importando que lo que diga no sea realidad, pero que nos ponga a soñar, ese no es Mockus, él es parco en su hablar pero deja muy claro lo que él quiere para el país, ese país que todos nos merecemos sin corrupción, sin falsos positivos, sin violencia, con mejores oportunidades para los pobres, porque en Colombia son más de la mitad de la población.

Antanas Mockus tiene una segunda oportunidad al enfrentar a Santos en la segunda vuelta, aunque este último lo aventaje por el doble de votos.

Pero quienes le apuestan a Mockus saben que no se necesita hablar bonito para ser efectivo, la mayoría de los genios en la historia se conocieron por ser introvertidos, de pocas palabras, pero sus logros fueron y han sido en beneficio de la humanidad, ese es Mockus una persona extremadamente inteligente que quiere cambiar la historia de nuestro país, no con palabras sino con hechos, es por eso que hay que acompañarlo hasta el final y darle el sí a su programa a favor de la legalidad y la educación, esa a la que tantos colombianos no tienen acceso y a los políticos tradicionales no les importa, porque para ellos es más fácil gobernar un pueblo que no piense, “al pueblo pan y circo”, y estará contento, para los gobiernos autoritarios mientras menos piense la gente o los cuestione sobre lo que hacen, mientras menos se involucren en las cosas que realmente importan... es mucho mejor. Es lo que pasa en Colombia, esto tiene que cambiar.

viernes, 28 de mayo de 2010

En Colombia estamos en la inmunda

Definitivamente en Colombia estamos muy mal económicamente, en el 2002 el índice de pobreza en Colombia alcanzaba el 53.2%, una cifra escandalosa, sin embargo el gobierno de Álvaro Uribe basado en sus programas y devolviendo la confianza en la inversión, hizo que para el 2008 esta cifra bajara a los 46% una leve mejoría ante la magnitud de la situación de pobreza que hay en nuestro país, sin embargo las ganas a Uribe alcanzaron, Uribe tenía como meta bajarla al 35% para el 2010, pero fracaso en estos dos últimos años para alcanzar dicha meta, es que no es fácil en un país como Colombia el cual está lleno de personas corruptas y de tantos empresarios poco comprometidos con los menos favorecidos. La buena voluntad de un presidente no basta si no cuenta con el apoyo de los grandes capitales de un país como el nuestro y es que la realidad es que hay unos pocos que ganan cifras exorbitantes comparados con los millones de colombianos que hacen parte del 45.5% de pobres y del 16.4% de indigentes según estudios realizados en un trabajo científico que fue llevado a cabo por la Misión para el Empalme de las Series de Empleo, Pobreza y Desigualdad, Mesep, organismo integrado por Planeación Nacional, el DANE y expertos nacionales e internaciones, con el apoyo del Banco Mundial y de la Cepal.

Pero si sumamos estas dos cifras, porque el pobre y el indigente están casi en el mismo nivel, dado que un pobre es la persona que en el año 2009 a cambio de su trabajo recibió al mes menos de $281.384 mensuales y los indigentes son las personas que en 2009 recibieron mensualmente, por cabeza, menos de $120.588 por la labor que desarrollaron, vemos que en Colombia el 61.9% de los colombianos recibían a la fecha menos de $281.384. Y no paremos de contar porque de ahí para arriba en mi concepto la cifra de pobreza aumentaría, porque yo no creo que alguien que se gane un salario mínimo $515.000 se pueda considerar en otra categoría, para sobrevivir en Colombia se necesita mucho más de un salario mínimo. Pobre es aquel que no tenga el dinero suficiente para cubrir sus necesidades básicas (alimento, ropa, educación, vivienda y recreación), si hacemos cuentas sabremos que con un salario mínimo estas necesidades no se cubren, a menos de que varias personas en el hogar aporten, sin embargo esta condición no se cumple en muchos hogares colombianos.

Entonces si miramos en la realidad y no bajo los estudios mencionados anteriormente, la cifra resultante sería escalofriante, porque alrededor de 6.86%, aproximadamente 3.000.000 de colombianos actualmente reciben un salario mínimo, entonces tendríamos que sumados el 61.9% y el 6.86% tendríamos que en Colombia somos cerca de 44.000.000 de habitantes y de estos aproximadamente 30.100.000 de colombianos en estos momentos la están pasando muy mal para sobrevivir, eso sin contar las cifras intermedias entre pobres y aquellos que reciben un salario mínimo, pues es una cifra que desconozco pero debe ser bastante grande. Esas cifras son las que nos hacen sentir indignados con esta sociedad tan desigual, tan permisiva con unos pocos y tan injusta con la gran mayoría.

En Colombia necesitamos un presidente justo, equitativo, honesto y que baje la marcada diferencia social que corroe este hermoso país, pero para eso se necesita de un congreso limpio y honesto que permita al Ejecutivo llevar sus planes de desarrollo e inversión social a cabo sin tropiezos y sin intermediarios de favores que se roben nuestros recursos, sólo así la mayoría de los colombianos podrán salir de la inmunda miseria.

jueves, 27 de mayo de 2010

Al Caído Cáele

Esa fue una de las frases utilizadas en el programa de Séptimo Día del presentador Manuel Teodoro, en el advertían algo que desde hace muchos años pasa en nuestro país y que hoy allana las ilusiones de miles de personas que diariamente buscan un trabajo para sobrevivir.

Como lo mostro el programa en todas las ciudades hay cantidades de empresas intermediarias de búsqueda de empleo que con falsas promesas de oportunidades laborales terminan lucrándose de la necesidad de quienes buscan una oportunidad laboral. Lo increíble es que las autoridades nunca hacen nada a respecto, yo quise unirme a la advertencia de Séptimo Día para difundir nuevamente el modus operandi de estos estafadores disfrazados de empresarios, para contribuir a que las personas conozcan los riesgos y aprendan a identificar a estos delincuentes.

El código laboral expone que al nuevo trabajador no se le puede cobrar ni un solo peso por exámenes médicos, papelería etc., para el trámite para la consecución de un empleo. Los exámenes de serología están prohibidos. Pues resulta que miles de personas mandan su hoja de vida a direcciones de internet de dudosa reputación, ellos al día siguiente son contactados y se les dice que hay una vacante para su perfil, que necesitan que vaya a gestionar su contrato de trabajo. Las personas ilusionadas van a dicha cita en la que se les afirma que el perfil laboral es justo para ellos, pero que primero debe hacerse unos exámenes médicos, les cobran por dichos exámenes la cifra de $35.000, entre los exámenes requeridos está el de serología que como lo dijimos también está prohibido. Cuando la persona finalmente hace todo lo indicado se le envía a empresas a llevar su hoja de vida con una supuesta carta de presentación de la empresa intermediaria. Hasta allí llego la responsabilidad de ellos, lo peor es que afirmaron que tenían relaciones laborales para la consecución de personal con empresas como el Éxito, Servientrega, Cafam, etc., lo que resulto ser falso pues dichas empresas desmintieron a dicha intermediaria, afirmando no tener vinculación laboral ni de servicios de contratación de personal, con dicha empresa. Entonces nunca pague ni un solo peso por adelantado para conseguir trabajo, si le cobran es que lo van a estafar, desconfié inmediatamente y denúncielos.

Otra modalidad es que te ofrecen una capacitación con la promesa de que después de esta se firmara el contrato, al fin de la capacitación 8 a 15 días te presentan un producto lociones generalmente, las cuales debe vender para finalmente firmar el contrato, dicho paquete de lociones cuesta unos $500.000, cosa que muchas personas con la falsa ilusión hacen lo imposible para conseguir la suma de dinero y empezar su trabajo, cuando pagan dichos productos les cambian todo diciendo que deben conseguir más personas que compren dichos productos con lo cual recibirán comisiones, en otras palabras los ponen es a vender con la condición, si vendes ganas sino no. Que descaro, muchos picaros sueltos aún en este país. 

Las FARC no son nuestro único problema

En Colombia la corrupción debería ser perseguida con la misma fuerza con la que se combate a las FARC o las otras organizaciones delincuenciales. Sin embargo en contra de los corruptos somos más permisivos, la razón es que ellos han permeado nuestra sociedad desde hace décadas y ahora están en cargos públicos o privados desde los cuales se sienten muy seguros.

Somos muchísimos los colombianos que queremos que de una vez por todas se castigue a políticos tradicionales de muy dudosa reputación a los cuales se les respeta y aún se les rinde pleitesía.

En un artículo que leí en Dinero.com, hacen referencia a el “Sisben” (Sistema de Identificación de Potenciales Beneficiarios de Programas Sociales), que es un mecanismo para cuantificar a las personas más necesitadas de nuestro país, para que el gobierno llegué a ellos con subsidios, salud, educación y muchos beneficios más, pero que por el obrar de personas que se aprovechaban de su debilidad operativa hicieron del “Sisben” un foco de corrupción grandísimo, llegando a estar vinculadas personas de extractos 4, 5 y 6 para los cuales definitivamente no iban los recursos destinados. En Colombia según este informe más de 3 millones de personas están inscritas a causa de movimientos fraudulentos, de las cuales más de 250.000 personas que declaran renta, individuos de estratos 4, 5 y 6 y beneficiarios con patrimonios que reflejan su plena solvencia económica. Esto ocurre como resultado de la compra de votos, accionar malintencionado de alcaldes para recibir mayores recursos de parte del Estado, entre otras, este es apenas uno de los ejemplos que me hacen debatir este tema de la corrupción.

Diariamente vemos como se llevan a cabo operativos en todo el país para acabar con las FARC, con las bandas de narcotraficantes, sicarios, etc., pero pocos operativos se realizan al interior de nuestra sociedad, que es en donde están los verdaderos enemigos del país los corruptos, el cáncer que se apodera de los recursos públicos y los desvía hacia cuentas personales, o para pagar favores políticos. A estas personas cuando se les comprueba un delito como este no se les debería dar ni la casa por cárcel ni darles garantías por ser personajes públicos, por el contrario de les debería retirar inmediatamente su investidura, ser expropiados de sus bienes y enviarlos a purgar penas muy largas como a cualquier delincuente común, sin privilegios.





martes, 18 de mayo de 2010

Los usuarios de UNE merecemos respeto

Es inconcebible que una empresa que se vanagloria de ser la segunda en crecimiento económico después de Ecopetrol no respete a sus usuarios en lo más mínimo. Hace un mes pasaron mi casa ofreciendo servicios de banda ancha, telefonía y Televisión por cable, me inscribí a uno de sus servicios, esperando como es razonable de su oportuna instalación, en las observaciones sobre la instalación deje claro al joven promotor que sólo podrían visitarme para dicha instalación los fines de semana, pues durante la semana laboro cumpliendo un estricto horario, el joven anoto muy bien y con resaltador subrayo dicha sugerencia, se quedo concretado el día sábado para la instalación del servicio, sin embargo a mediados de la semana estuvieron en la casa, como era de esperarse no había quien les recibiera, por escrito se les dijo que en semana no había nadie en casa, ellos metieron bajo la puerta la notificación de dicha visita.

Yo me comunique con ellos y nuevamente fui muy claro que fueran en fin de semana, ellos me dijeron que irían el sábado para hacer la instalación, desafortunadamente nunca llegaron, sacrifique otras actividades como hacer deporte etc., sólo por espéralos, tiempo valioso y perdido. A la semana siguiente se comunicaron en varias ocasiones diciéndome que irían a instalarme el servicio, yo nuevamente les recalcaba que en fin de semana, otra vez me dijeron “el sábado a las 7 am estamos instalando su servicio”, les espere como en la ocasión anterior y tampoco llegaron, perdí nuevamente toda la mañana, nuevamente dejando de hacer mis actividades normales de fin de semana, ya mi paciencia estaba colmada, sin embargo acepte nuevamente las disculpas de los técnicos que me llamaron repetidamente a la semana siguiente, nuevamente paso lo mismo, nunca llegaron el sábado pasado, sólo hasta antes de las cinco de la tarde me llamaron los técnicos me dijeron que estaban cerca, que si los recibía, yo acepte sin embargo cuando llegaron casi a las dos horas antes de las 7pm. Se bajaron de la camioneta miraron los postes y me dijeron que por políticas de la Compañía ellos no podían exponerse a subir a hacer la conexión externa, que por favor los disculpara, y acordaron conmigo ir el pasado domingo, entre las 7 y las 9 am, como era de esperarse nunca fueron, es más ni me han vuelto a llamar, yo tampoco pienso llamar, pues la falta de respeto de UNE hacia los usuarios me tiene indignado y más sabiendo que no es un caso particular por conversaciones con amistades y compañeros de trabajo me he enterado que es lo común a la hora de contratar con UNE, que vergüenza de empresa, el respeto y el cumplimiento deberían estar entre los valores de UNE, que vergüenza porque los antioqueños siempre hemos sido muy respetuosos con el tiempo de las personas, además siempre hemos sido además muy cumplidos, no sólo de palabra, ojala revisen las grabaciones de las llamadas para que vean que es como lo digo en esta nota, en estos momentos prefiero que ya no me instalen nada, mejor buscaré otro proveedor.



sábado, 15 de mayo de 2010

Reconocer las Capacidades Laborales Idividuales

Hoy en día mucha gente cree que cada persona obtiene lo que se merece a nivel laboral, pero la verdad es otra, hay personas muy capacitadas que por su edad, o por falta de oportunidades les ha tocado colocarse en trabajos distintos a los que tenía en mente al momento de estudiar en una universidad. Es injusto que en Colombia o en cualquier parte del mundo se exijan edades por debajo de los 30 años para acceder a un empleo calificado, es injusto porque nunca miran que muchas personas por su condición social apenas pudieron terminar sus estudios pasados los 30, con la esperanza de encontrar un lugar en donde se le permita demostrar que no se necesita tener menos años para destacarse laboralmente. Otras muchas personas ocupan puestos de trabajo a pesar de no estar bien capacitados y aún así no valoran lo que tienen así no merezcan estar allí.



La realidad laboral de los trabajadores colombianos es muy difícil cuando no se definen labores específicas de acuerdo a su perfil profesional, llegando a estancar procesos por no escoger o no clasificar a las personas según sus capacidades. A nivel de recursos humanos muchos empleadores no prestan la atención suficiente ignorando lo importante que es estar al tanto de las personas que producen para él. Es muy importante incentivar al personal con actividades de capacitación, incentivos económicos, concursos por desempeño, actividades de integración que favorezcan un mejor clima laboral. Hoy es muy común ver como muchas personas llegan a trabajar con pereza a sus lugares de trabajo aunque se desempeñen en sus respectivas profesiones, pereza fundamentada en la falta de motivación por parte de sus jefes o de recursos humanos, en este departamento recae la responsabilidad de mantener motivados a los trabajadores e interceder ante los directores para favorecerle a estos. El día en que cada uno de nosotros obtenga lo que realmente se merece, por lo que se ha esforzado o estudiado este país será mucho mejor, habría menor desigualdad social y ya Colombia no estaría punteando con Haití el deshonroso lugar de ser el país con más diferencia entre ricos y pobres en Latinoamérica, abramos los ojos que aún no vivimos en el paraíso, Colombia necesita justicia y equilibrio social.



miércoles, 12 de mayo de 2010

Por qué votaría por Mockus...

Andrés Felipe Giraldo.

Cuando nací, en julio de 1974, el presidente electo era el liberal Alfonso López Michelsen. Poco supe de él. Sólo que se inventó una ventanilla siniestra para que los narcos lavaran la platica en el Banco de la República y que su primo hermano, Jaime Michelsen Uribe, desfalcó al grupo Grancolombiano en miles de millones de pesos dejando en la calle a muchos ahorradores.

Luego, cuando tuve alguito de uso de razón, en 1978, fue electo el también liberal Julio César Turbay Ayala. De él supe un poco más, pero no más alentador. Tenía una política que se conocía como el Estatuto de Seguridad que en el papel era para preservar la democracia y en la práctica era para matar a comunistas armados y desarmados. Además, el M-19 se le tomó una embajada llena de embajadores y se le fueron para Cuba muertos de la risa. Para la posteridad sólo lo recordaría como la inspiración de los mejores chistes idiotas de idiotas que hubiese podido escuchar. Ahora para contárselos a mi hijo le tengo que hacer una clase de historia de este pintoresco personaje.

Después, en 1982, con algo de criterio infantil, el mejor de todos, vi como un ser salido de la poesía recitaba discursos con un tono que fácilmente curaba el insomnio de cualquier esquizofrénico. Había derrotado a un pelado joven de greñas rebeldes, bigote novelero y carisma arrollador y al cuchito López que era viejito desde que yo era un bebé. Ese joven era Luis Carlos Galán Sarmiento, a quien le debo mi amor por los temas políticos y el odio por la política y su uso nacional, no por su ejemplo, sino porque esa política lo asesinó. A Belisario, con ese tono que le salía con su paquidermismo para actuar, el M–19 también, mandado por Pablo Escobar, se le tomó la Corte Suprema de Justicia y masacró el único poder público respetable en el país. Si de verdad el “M” hubiese querido hacerle un favor al país, se hubieran metido al circo del frente cruzando la Plaza de Bolívar. Con Belisario empezó el narcoterrorismo también. Antes de lo del Palacio, los narcos mataron a su Ministro de Justicia Rodrigo Lara Bonilla y empezó la cacería de jueces, magistrados, periodistas y todo al que se les opusiera. Belisario no era un Presidente, era un poeta jugando a mandar y mandaba con poesía barata y resultados costosos a merced de quien de verdad pudiera mandar.

Un país subyugado al narcotráfico le tocó recibir a Virgilio Barco Vargas en 1986. El tipo no era malo, pero estaba enfermo. Cuando tenía lucidez sabía gobernar, cuando no, su secretario privado negociaba el país con los narcos. Ya no hablaba bien, el altzhaimer lo tenía consumido.

Después Cesar Gaviria, en 1990, asumió la presidencia por casualidad, por error, porque mataron al verdadero Presidente, Luis Carlos Galán Sarmiento. Gaviria no fue un Presidente, fue un negociante. Sabía que debía combatir el narcotráfico pero también que tenía que quedar bien con todo el mundo. Con las encuestas, con los gringos, con el Congreso, con la oposición… vendió el alma a dios y al diablo, jugó en todos los bandos, pasó por encima de la conciencia moral de sus políticas y mandó a Colombia de nuevo a la guerra narcoterrorista por apresar y dejar volar a un megaasesino como Pablo Escobar a quien después tuvo que matar.

Después llegó Samper en 1994. Él quería ser Presidente. No importaba cómo. Y fue presidente apoyado por el narcotráfico. Lo pillaron y no pudo gobernar pero se pudo salvar de la cárcel que merecía porque compró a sus investigadores, corruptos congresistas. Terminó su mandato, pero no gobernó.

En 1998 llegó Pastrana, aún más ingenuo y tonto que Belisario, con la misma “nobleza” bienintencionada que sólo le dio más poder a la guerrilla para que secuestraran al país entero.

En 2002, un hombre de hablar paisa enérgico devolvió la fe al país. Álvaro Uribe Vélez. De carrera política intachable. Desde concejal hasta presidente siempre un ejemplo de “varón”. Iba a acabar con la guerrilla, malditas cucarachas de agua puerca. En 4 años el país estaría depurado de esta lacra que el bobalicón de Pastrana dejó crecer como espuma. 4 años no fueron suficientes y se hizo reelegir en 2006. Volvió a arrasar. 4 añitos más y las cucarachas rogarían piedad ante el Baygón Uribe. Entre tanto, sus amigos los paras se iban a negociar con los Estados Unidos irrisorias penas a cambio de su silencio en Colombia y dejar gobernar al patrón. Los terratenientes legalizaron las tierras que usurparon a los campesinos y les dieron platica del Gobierno para poner a producir tierra abonada con sangre. Los ricos acapararon las riquezas y los pobres engrosaron los cinturones de miseria de las ciudades. Los ricos pudieron llegar más fácil a Anapoima y los pobres llegaron más fácil a ser más pobres. Sin embargo, hubiese ganado otra vez en 2010 para tener 4 años más para matar a esas malditas cucarachas de “la far” si la Corte Constitucional no salva la poquita dignidad nacional.

Ahora unos quieren seguir sus pasos, otros se bajaron de ese bus para coger su propio taxi y otros piensan que las cosas se pueden hacer de una forma distinta. Yo no apoyo lo que hizo Uribe porque acabar con guerrilleros no es acabar con la guerrilla, porque acabar con los pobres no es acabar con la pobreza, porque darle la plata a los ricos no es generar equidad, porque negociar con los paras no es acabar con el paramilitarismo, la terratenencia y el narcotráfico, porque ha mantenido su castillo sobre sólidos cimientos de corrupción, porque tuvo un DAS de bolsillo para hacer torcidos, porque quienes lo apoyan están en su mayoría en la cárcel por hampones, porque es un buen gobernante para los ricos dentro de un esquema rancio y corrupto, en el que las élites se mantienen como opresores de una base ignorante y torpe que se deja dominar. Eso para mí es Uribe y yo no quiero más de eso, porque él representa una cultura mafiosa que se vale de lo que sea para sostener el poder, así el poder socabe las bases de una sociedad más justa. Me indigna que sus hijos se hayan enriquecido por las bondades de las influencias mientras no se puede tratar mejor a las víctimas de la violencia porque no hay platica y colapse el sistema de salud con la emergencia social porque no hay platica cuando sus hijos rebosan de rechonchos de lo millonarios que se hicieron en estos 8 años. Para mí este gobierno ha sido un asco y me ratifico, es un asco elitista, plutocrático y corrupto. Además sigue habiendo guerrilla, tanta, que ya son presidentes del país vecino. Entonces, en el fondo, no logró ni siquiera la única tarea que se le había confiado.

Ahora, yo si quiero algo distinto. Algo que rompa culturalmente con este ciclo de politiqueros que nos han venido gobernando. Turbay fue enterrado con los máximos honores. López fue enterrado con los máximos honores. En mi concepto, merecen escupitajos sobre sus tumbas, una bandera rota y tirarlos como injustamente lo hicieron con los falsos positivos, por ahí en cualquier potrero. Seré duro y no me importa porque no tengo el poder para que le importe a alguien, pero estas ratas lo único que hicieron fue arraigar una cultura mafiosa que hoy hace más valioso a un sicario rico que a un campesino pobre. Belisario y Pastrana fueron la pequeña patria boba en dos cuotas diferidas a 16 años que le permitieron a la guerrilla fortalecerse como los hampones que son. Samper es el ícono vivo del cinismo politiquero. Consultor de las causas morales cuando gobernó con total inmoralidad. Le haría un funeral con honores, si fuese necesario, si cumpliera la condición para ser beneficiario de un funeral.

Yo quiero algo distinto. Cuando en 1993 un tipo desconocido con nombre raro, rector de la Nacional, se bajó los pantalones para mostrarle el culo a unos estudiantes saboteadores pensé dos cosas: una, si fuera marica este man no me gustaría… que culo tan desagradable, y dos, este tipo es un berraco, se bajó los pantalones frente a unos manes que le pudieron haber insertado una bomba molotov por el recto. Creo que este tipo es valiente. En ese año era un adolescente de pensamientos básicos y vulgares que conservo hasta hoy un poco más retóricos. Pero si me quedó la sensación de que ese tipo iba a hacer algo importante. No creí que fuera a ser político porque el tipo no le cae bien a nadie. Habla aburridor, mueve las manos como si las palabras se le fueran a caer y es más enredado que un bulto de anzuelos. Además se peina como un meme y no tiene nada de carisma. A mi me cae bien porque creo que soy solidario con quienes solemos caer mal. Pensé que por ser inteligente la política no le iba a gustar. Pero no. Se lanzó a la alcaldía de Bogotá y por primera vez en la capital arrasó el voto de opinión. Puso mimos y gente disfrazada para que se respetara la cebra. A mi me caló porque hasta ese momento, pensé que la cebra sólo servía para que se notara mejor la sangre de los peatones atropellados. Habló de “cultura ciudadana” algo inhóspito para muchos y para muchos sólo logró que los carros no pisaran la bendita cebra.

El tipo siguió por ahí dando lora y volvió sin atenuantes a la alcaldía a seguir haciendo lo suyo. Sólo que ahora tenía puentes para mostrar, Transmilenio para moverse y muchas cositas más que dejó Peñaloza, un buen ejecutivo. Si por mí fuera, hubiese querido que Peñaloza y Mockus se hubieran sucedido en la alcaldía de Bogotá hasta que los dos se murieran. Bogotá progresó siglos que el Polo está logrando hacernos reversar de nuevo. Uno haciendo cosas y el otro enseñándolas a usar. Una chimba la verdad.

Mockus es un tipo honesto. Manejando ese monstruo de ciudad jamás se le hizo un escándalo de corrupción a él. Quizás a sus subalternos, porque es un tipo que confía aún en la gente. Grave error. Jamás actuó mal deliberadamente. Dejó tirada la alcaldía para ser presidente. Grave error. Tenía que terminar la tarea bien hecha y no lo hizo. Pero ya pidió perdón, y yo, ya lo perdoné.

El tipo sabe de cultura, habla de cultura, infunde cultura, pulula cultura y no en el sentido erudito y odioso del profesor Bustillo, la cultura de verdad, la que forma ciudadanos y ciudadanía, la que permite convivir en paz y no con las “Convivir”. Yo creo en eso y a eso le apuesto. Siempre dejamos esa tarea para mañana porque primero hay que acabar con los “narcoterroristas de la farc” mientras los narcoterroristas de la farc toman ron con Chávez pensando cómo es que van a invadir a este pueblo lleno de ignorantes porque la revolución bolivariana lo va a amoldar todo con su reencarnación venezolana de Bolívar. Yo quiero ciudadanos que sepan en su intelecto por qué Chávez está loco y no ciudadanos que lo reten a pelear para que “sea varón”. Varones por montones en los cementerios es lo que hay en este país. Yo quiero ciudadanos para que sean los ciudadanos conscientes los que repudien a las Farc, y no un cúmulo de militares adoctrinados para dar positivos así sean falsos. Yo quiero ciudadanos para construir identidad nacional no por la carnita y los huesitos sino por el cuaderno y el esfero. Yo quiero ciudadanos que sean capaces de aborrecer la corrupción y tumbar a un presidente corrupto como Samper y no unos humildes lacayos de salario mínimo que por no perder su puestico respalden al que sea por un tamal y una cerveza.

Quiero ciudadanos y los quiero ahora, no mañana, no en cuatro u ocho años. Los quiero ya. Mockus encarna eso y a eso le apuesto. Un tipo que habla enredado pero entiende fácil que es la cultura la que hay que cambiar. La cultura del vivo, la cultura del mafioso, la cultura del corrupto… esa cultura hay que cambiarla. La guerrilla hay que desestimularla con ciudadanía y conciencia, no con plomocracia, para que se extingan sus causas históricas. Porque la revolución está en las mentes, no en los fusiles. Porque así matemos a todos los guerrilleros siempre habrá un terrorista que haga daño amparado en las injusticias del sistema y la opresión y dominación de una élite recalcitrante así ese terrorista sea un simple hampón. La seguridad democrática es inocua si no hay autoridad moral de quien la ejerce. Y Mockus algo si tiene. Autoridad moral, honestidad y unas ganas inmensas de cambiar una cultura que clama a gritos ser cambiada. No mañana, no en cuatro años, no en ocho años cuando acabemos con “la farc”. Lo necesitamos YA, a partir de este instante para tener un punto de inicio e inflexión, para cambiar de raíz y no de hojas. Porque las hojas se van en otoño y vuelven en primavera pero el árbol torcido, torcido se queda. Es hora de cambiar la cultura y la oferta está hecha. Se llama Antanas Mockus Sivickas. Desde que mataron a Galán me prometí no apoyar a nadie. Con él mataron mis ganas de participar con ahínco en estas lides. Pero Mockus es un buen tipo, como lo era Galán. Galán era buen político. Mockus no, es malo, muy mal político, no sabe de eso, gracias a Dios. Porque como buenos políticos murieron Turbay, López, Barco y quizás lo hagan Belisario y Pastrana. Samper que se muera como quiera. Pero que nos haga el favor un día de estos. Buenos políticos pero pésimos ciudadanos. Yo prefiero a este ciudadano mal político.

Y digo que “votaría” por él porque no puedo votar. Estoy en Buenos Aires y mi cédula no está inscrita acá. Pero si logro convencer a uno, a sólo un lector o lectora para que vote por él, estaré tranquilo con mi conciencia electoral y volveré a mi Colombia tratando de ver nuevos ciudadanos, esos que respetan la cebra sin preguntar por qué hacerlo y que no se robarían el erario público porque saben que esa platica es de todos.

Sí, votaría por Antanas Mockus para iniciar desde el gobierno el cambio cultural que nos permita entender que un campesino merece más atención que un mafioso y que esto quede escrito en un cuaderno y con un esfero para que no se nos olvide como sociedad. Por eso votaría por Mockus.



jueves, 29 de abril de 2010

No más esclavitud en Colombia

Sin duda El gobierno de Álvaro Uribe ha sido el mejor gobierno en muchos años, a pesar de las metidas de patas de algunos de sus ministros que en el último año le hicieron perder en popularidad a Uribe, su gran logro la seguridad democrática que nos devolvió a los colombianos la tranquilidad de poder viajar nuevamente por nuestras carreteras, también la forma en que diezmo al grupo narcoterrorista de las Farc, este sin duda para mí como para muchos colombianos ha sido lo mejor de su gobierno, porque Uribe había heredado del señor Pastrana un país tomado casi en su totalidad por los grupos armados, hoy la realidad es otra, así falte someter a unos cuantos vándalos que siguen desangrando a este maravillosos país.

Pero que nos espera a los colombianos ahora que se va Uribe, será que por fin llega a la casa de Nariño un presidente que pueda invertir ya no en la guerra sino en lo social, porque ya las cosas están dadas, una guerrilla casi aplastada, a la cual no se le pueden volver a dar ventajas.

Los colombianos nos merecemos un nuevo gobernante que favorezca a los clases medias y bajas de nuestra sociedad, pues por décadas los favorecidos han sido unos pocos que dada día son más y más ricos, y mal han pagado por la falta de solidaridad con los más necesitados, necesitamos que en Colombia la maquinaria política ponga a trabajar sus cerebros en estrategias para mejorar la calidad de vida, que se acabe la corrupción, necesitamos algo como lo que se hiciera en su momento en los Estados Unidos, duplicar en un período de unos años el salario de los empleados, generando mayor flujo de dinero y por consiguiente mayor poder adquisitivo para el pueblo, esto llevo a que la gente al ganar más empezaron a darse gustos que antes no podían, como nos ocurre a una gran mayoría de colombianos que lo que ganamos nos alcanza para sobre vivir, y esa no es la idea. Los colombianos nos merecemos un presidente que reparta con equidad la riqueza de este país, sin quitarle nada a nadie, simplemente generando mecanismos para que los empresarios dejen de explotar a los trabajadores con la excusa de ser competitivos en el mercado laboral internacional.

No queremos más esclavitud disfrazada de legalidad, una persona que trabaja por un mínimo es un esclavo de un empleador que se lucra de su esfuerzo, cuando un empleador por ejemplo le paga a un empleado 500 pesos por elaborar un producto, (un jean, una camisa por ejemplo) el empleador obtiene ganancias que si el producto es de marca su ganancia neta puede estar por encima de los 100.000 en muchas ocasiones hasta el doble, lo que definitivamente es un abuso.

En Colombia no queremos llegar a ser comparados con los chinos, ellos podrán ser la potencia mundial del momento, pero cuantos chinos de los más de 1.300 millones que hay de población pueden decir que viven dignamente, sólo unos pocos, muy pocos en realidad comparados con los miles de millones que trabajan sólo por su sustento diario y para vivir en condiciones de miseria, parecido a lo que ya se ve en Colombia el país con más diferencia en lo social de Suramérica, en Colombia queremos un presidente que cambie la historia ya no con las armas sino con medidas que de una vez por todas favorezcan a la clase trabajadora de este hermoso país, no más esclavitud en Colombia.


Visíta nuestra página web http://www.paisasin.com/ te esperamos

domingo, 25 de abril de 2010

El Himno Antioqueño


El autor de la letra del Himno Antioqueño fué Epifanio Mejía, nacido en Yarumal, quién escribió un poema titulado "El Canto del Antioqueño", obra publicada en 1868. Sólo a finales del siglo XIX se abrió un concurso para que este poema fuera musicalizado, con el fin de convertirlo en himno propio de la región.


La Asamblea Departamental de Antioquia, el 10 de diciembre de 1962, expidió la Ordenanza 6 para la celebración del Sesquicentenario de la Independencia de Antioquia. En este acto la Corporación de los Antioqueños dispone que el Departamento tendrá un Himno y una Bandera.




El Himno adopta el poema "El Canto del Antioqueño", escrito y publicado por el poeta yarumaleño Epifanio Mejía Quijano en 1868. Poema musicalizado por el compositor vallecaucano, radicado en Antioquia, Gonzálo Vidal.




Coro


(se repite tras cada una de las dos primeras estrofas)

¡ Oh libertad que perfumas
las montañas de mi tierra,
deja que aspiren mis hijos
tus olorosas esencias!

I


Amo el Sol porque anda libre,
sobre la azulada esfera,
al huracán porque silba
con libertad en las selvas.

II


El hacha que mis mayores
me dejaron por herencia,
la quiero porque a sus golpes
libres acentos resuenan.

III


Forjen déspotas tiranos
largas y duras cadenas
para el esclavo que humilde
sus pies de rodillas besa.

IV


Yo que nací altivo y libre
sobre una sierra antioqueña
llevo el hierro entre las manos
porque en el cuello me pesa.




V


Nací sobre una montaña,
mi dulce madre me cuenta
que el sol alumbró mi cuna
sobre una pelada sierra.


VI


Nací libre como el viento
de las selvas antioqueñas
como el cóndor de los Andes
que de monte en monte vuela.


VII


Pichón de águila que nace
sobre el pico de una peña
siempre le gustan las cumbres
donde los vientos refrescan.

VIII


Cuando desciendo hasta el valle
y oigo tocar la corneta,
subo a las altas montañas
a dar el grito de alerta.

IX


Muchachos, le digo a todos
los vecinos de las selvas
la corneta está sonando...
¡ tiranos hay en la sierra!

X


Mis compañeros, alegres,
el hacha en el monte dejan
para empuñar en sus manos
la lanza que el sol platea.

XI


Con el morral a la espalda
cruzamos llanos y cuestas,
y atravesamos montañas
y anchos ríos y altas sierras.


XII


Y cuando al fin divisamos,
allá en la llanura extensa,
las toldas del enemigo
que entre humo y gente blanquean,

XIII


Volamos como huracanes
regados sobre la tierra,
¡ ay del que espere el empuje
de nuestras lanzas revueltas!

XIV


Perdonamos al rendido
porque también hay nobleza
en los bravos corazones
que nutren las viejas selvas.


XV


Cuando volvemos triunfantes
las niñas de las aldeas
rinden coronas de flores
a nuestras frentes serenas.


XVI


A la luz de alegre tarde
pálida, bronceada, fresca
de la montaña en la cima
nuestras cabañas blanquean.


XVII


Bajamos cantando al valle
porque el corazón se alegra;
porque siempre arranca gritos
la vista de nuestra tierra.


XVIII


Es la oración; las campanas
con golpe pausado suenan;
con el morral a la espalda
vamos subiendo la cuesta.

XIX


Las brisas de las colinas
bajan cargadas de esencia,
la luna brilla redonda
y el camino amarillea.


XX


Ladran alegres los perros
detrás de las arboledas;
el corazón oprimido
del gozo palpita y tiembla...


XXI


Caminamos... Caminamos...
y blanqueas... y blanquean...
y se abren con su ruido
de las cabañas las puertas.


XXII


Lágrimas, gritos, suspiros,
besos y sonrisas tiernas,
entre apretados abrazos
y entre emociones revientan.


XXIII


¡ Oh libertad que perfumas
las montañas de mi tierra,
deja que aspiren mis hijos
tus olorosas esencias!.